fbpx
ARTÍCULOS
06
04
2021

La ignorancia de la ignorancia.

“No puedes evitar que haya gilipollas. Lo único que puedes hacer es tomártelo con resignación”.

Marco Aurelio

___________________

Mucha gente busca su beneficio personal a costa de perjudicar a los demás. Y lo saben. Es fácil detectar a esas personas. Son los “malos” de la película. Las tabacaleras, las petroleras, los políticos corruptos, la mayoría de banqueros… No voy a gastar tu breve atención hablando de esos.

De lo que te quiero advertir hoy es de una categoría gris. De aquellos que quieren ayudar, pero su ignorancia es mayor que su prudencia. De aquellos que queriendo ayudar te acaban perjudicando.

No los puedes culpar. En la mayoría de los casos, ni siquiera eres o soy capaz de detectarlos. Están por todas partes.

El perfecto incompetente ingenuo tiene un cargo de relevancia. Pongamos que es catedrático. Pero de esos catedráticos jóvenes a quienes no se les conoce ninguna aportación relevante al mundo, más que escribir y citar cientos de miles de papers y juntarse con investigadores de mucho “prestigio” (muchos papers muy citados).

El incompetente ingenuo confunde la prueba de evidencia con la prueba de ausencia. Cree que “no se ha demostrado” que el glifosato provoque cáncer; sin entender que tampoco tenemos prueba de que el glifosato no provoque cáncer.

Es muy difícil demostrar que algo provoca otra cosa, pero es muy fácil probar lo contrario. Un solo estudio que demuestre que un tóxico provoca cáncer es más poderoso que miles que muestren lo contrario. (No podemos demostrar que no hay vida extraterreste a no ser que fuésemos capaces de ver todo el universo entero, pero bastaría una única aparición de un marciano para demostrar que sí existe).

Además, el incompetente ingenuo no tiene respeto por la historia ni por el tiempo.

No entiende que a nivel estadístico, que los seres humanos o la naturaleza lleven millones de años funcionando bien sin un químico artificial es una prueba mucho más fuerte que los 2 meses que han estado dando ese medicamento a 200 voluntarios. Lo que debe demostrar que no es dañino es lo nuevo, lo artificial; y no al revés.

No entiende que la naturaleza puede tener reglas que él no entiende.

De hecho, el incompetente ingenuo cree que los científicos de antes estaban equivocados, pero ahora ya no. Cree que lo sabe todo, y que lo que hoy sabemos será así en el futuro. Por tanto no duda en intervenir, con sus sustancias artificiales, cambiando patrones naturales y comportamientos ancestrales.

El incompetente ingenuo es amante de lo nuevo y desecha lo viejo. Prefiere algo inventado ayer que algo que lleva siendo útil diez veces más de tiempo. Para él, Lindy es un apellido inglés.

El incompetente ingenuo usa las estadísticas para hacer correlaciones en sus estudios, pero es incapaz de dar puntada con hilo fuera de eso. No entiende el riesgo.

El incompetente ingenuo dice que es más segura la energía nuclear que la eólica, porque la probabilidad de que explote un reactor nuclear es más pequeña que la de que te caiga un molino eólico encima. También que las armas nucleares son buenas, porque desde que las hay, hay menos guerras grandes que antes.

No entienden que la probabilidad sin condicionar no sirve de nada. El incompetente ingenuo no comprende que no importa lo probable que sea un suceso, sino el impacto que tenga en caso de pasar.

El ignorante ingenuo tampoco comprende la asimetría de los riesgos. Cree que no debemos destinar demasiados recursos a frenar el cambio climático, porque no sabemos aún qué va a pasar.

No entiende que por pasarnos de prudentes prácticamente no perderíamos casi nada , en comparación con la devastación (también económica) que tendremos si el ecosistema como lo conocemos cambia.

El incompetente ingenuo no quiso cerrar la movilidad exterior al principio del covid 19 para no generar pérdidas a las compañías de vuelo, y ahora ha perdido trillones en tratar de solucionarlo ya sin éxito.

El incompetente ingenuo hubiera criticado el 12 de septiembre de 2001 a la persona que obligó a tener más controles de armas en los aeropuertos por aumentar los gastos a las compañías de vuelo (evitando por tanto el 11S).

El imbécil ingenuo cree en los modelos de predicción. Dice que la temperatura global va a subir 1.1º en el año 2029 a las 18h de la tarde del 8 de agosto; y que la economía va a subir un 12% en 2022. Nunca comprueba qué pasó con los modelos anteriores.

El ignorante ingenuo cree que el cuerpo es como un coche. Que si le das más calorías engorda y si no, adelgaza. Que una manzana son sustancias químicas en un orden que podemos simular de forma artificial. Que es lo mismo montar en bici en la Sierra de Segura que en la máquina de spinning del gimnasio viendo Sálvame.

El ignorante ingenuo cree que el cambio climático es solamente la temperatura del planeta. No tiene ni idea del papel que juegan los suelos, la biodiversidad o la contaminación en las dinámicas interrelacionadas del planeta (el ignorante no sabe lo que es un sistema complejo y cómo funciona más allá de la definición académica que cita en sus estudios sin entender).

El ignorante ingenuo dice que el medio ambiente está recuperándose porque hace unos años se contaminaba más (ahora estás sano porque antes te comías 5 donuts y ahora solo 4).

El ignorante ingenuo habla y habla pero no se juega la piel. Dice que los disruptores endocrinos no existen pero tiene obesidad de tanto tomar bisfenol A. Habla de entrenamiento y no le ha dado dos patadas a un balón.

Habla de “ecolojetas” pero no es capaz de distinguir un pino de una encina.

El ignorante ingenuo es cientifista. Es un forofo de lo que suene novedoso y de los metaanálisis. Junta toda la evidencia disponible sobre un tema y gana el lado que más papers haya publicado. Cree que tiene la misma importancia un artículo que hable de la importancia del desayuno financiado por Kellogs que uno que hable de los beneficios del ayuno financiado por los padres de los propios investigadores.

El ignorante ingenuo podría ser yo, podrías ser tú, pero si alguien en el mundo lo es, es JM. Mulet.

Autor: Manuel Sola Arjona

Comentarios
2
Juanma

Ignorantes ingenuos, muchos como bien dices,mientras están callados o no tienen responsabilidad y no participen de decisiones que desde su ignorancia nos perjudiquen a los demás, pues q sigan en sus nubes. Los ingenuos somos nosotros q seguimos pensando en que esos ignorantes son la solución a nuestros problemas.

Manuel Sola Arjona

El problema que este hombre es muy muy nocivo. Porque genera por un lado incredulidad contra la abrumadora evidencia científica sobre los efectos del cambio climático, y además genera odio contra lo que él denomina un “bando ecologista”, como si esto fuera igual que los partidos políticos… sin darse cuenta de que ecologistas somos todos los que queremos seguir viviendo en el planeta tierra y actuamos siendo conscientes de los problemas que podemos causar. Desde mi abuelo hasta sus hijos.

La gente decide con las emociones y luego busca información a la que aferrarse que confirme nuestras creencias. Y este hombre da información (sesgada y errónea) a quien quiera aferrarse a eso y que todo siga yendo a peor.

No se puede comentar

ATENCIÓN PERSONAL

Cuéntanos tus necesidades y te recomendaremos el mejor precio/plan que se ajuste a ti.

Escríbenos

PROMO

Precio especial contratando el servicio de Nutrición + Plan Entrenamiento.

Ver plan

CONTACTO

Si tienes alguna duda o consulta sobre algún plan de entrenamiento escríbenos a contacto@msa.training o al formulario de contacto.

Escríbenos